Madre Mar: Día Mundial de los Mares y la Riqueza Pesquera Peruana.

Por ello, de alguna u otra manera, todos los seres vivos estamos conectados o vinculados hacia el mar, ya sea en mayor o menor medida, hacia su inconmensurable inmensidad y diversidad biológica. Es parte esencial de nuestra biosfera, influye en nuestro clima y en nuestro bienestar, sin éste, la vida en la tierra, tal como se conoce, no existiría.

En línea con lo anterior, considerando al mar como fuente de vida animal y vegetal, la Organización de la Naciones Unidas estableció el 29 de setiembre como el Día Mundial de los Mares, con el objetivo de que los seres humanos valoren, cuiden y respeten este ecosistema para poder disfrutar de manera adecuada y equilibrada los beneficios que nos brinda. El primer Día Mundial de los Mares fue celebrado el 17 de marzo de 1978 por el Consejo de Administración de la Organización Marítima Internacional (OMI), organización creada en 1948 por la ONU, siendo considerado como el primer organismo dedicado a la seguridad marítima. La evolución en los intereses y políticas de la ONU también ha impactado en las miras y acciones de la OMI para que en la actualidad, dicha organización, incorpore la protección de los ecosistemas marinos como uno de sus principales fines, de modo que los estados miembros se alineen con dichas políticas dentro de su legislación con el fin de preservar la biodiversidad y recursos oceánicos.

Los océanos, aquella superficie marítima que se extiende a las orillas de todos los continentes, contienen las nueve décimas partes de los recursos de agua de nuestro planeta, así como también alberga a la mayoría de seres vivos que lo habitan, por lo que aún en nuestros días, el mar sigue siendo la mayor fuente de vida y riqueza biológica, razón por la cual, le debemos un respeto y agradecimiento que se manifieste en forma de acciones y políticas insertadas dentro de la agenda pública y nacional, cuyo objetivo y fin último sea promover la preservación de los diversos ecosistemas y especies marinas, minimizando el impacto de las diversas actividades humanas en torno a éste, principalmente, actividades extractivas como la pesca y petrolífera, como también las pruebas de armamentos y nuevas tecnologías extractivas, que en los últimos años han causado un impacto nocivo en diversas especies marinas, como lo es el uso de la “burbuja marina”, la cual ocasiono la muerte de más de tres mil cetáceos en las costas de nuestro país durante comienzos del año pasado.

En el Perú, el mar que se extiende a lo largo de nuestras costas como una inmensa masa líquida verde, planctónica, nos abraza en todas sus latitudes. Nuestro litoral cuenta con manglares, estuarios, praderas de algas, puntas e islas, así como ecosistemas únicos ubicados en aguas de mayor profundidad. El frío mar de la corriente peruana, en conjunción con las islas y puntas marinas,  es  el hábitat de aves guaneras, pingüinos de Humboldt, lobos y nutrias marinas, 36 especies de cetáceos de las 83 que hay en el mundo, y más de 1,000 especies de peces, destacando la anchoveta y la sardina.  Nuestro mar representa el 0,1% de la superficie marítima del planeta, mas alberga el 10% de biodiversidad marítima del mismo, por lo que constituye uno de los océanos más ricos del mundo parala actividad pesquera, siendo la anchoveta la especie baluarte de dicha industria. Lamentablemente, se exportan toneladas de la misma como harina para la alimentación de peces de cultivo del resto del mundo, sin tomar en cuenta la importancia de dicha especie para el ecosistema marino y en consecuencia, la supervivencia de las diversas especies que habitan nuestro mar. De allí la importancia de una actividad extractiva a consciencia, en donde la pesca artesanal respete las tallas, temporadas de extracción y áreas protegidas, lo que a su vez se aplica a la pesca industrial y las diversas técnicas de arrastre que emplean, las cuales no dejan abasto al pescador artesanal, así como también depredan salvajemente las especies marinas sin distinción alguna, generando así una mayor competencia dentro del mercado de la pesca artesanal y en consecuencia, una actividad pesquera desmesurada e irresponsable. A esto hay que añadir el desmedido crecimiento y ocupación de nuestras costas por el desarrollo de las ciudades e industrias. La contaminación que generan estas (Caso La Chira)  atenta contra la supervivencia de uno de los ecosistemas más vulnerables que existe, además de constituir ésta un peligro para la salud humana, por la ingesta directa de agua contaminada o por el consumo de especies (peces, moluscos y otros) que se han alimentado de los desechos vertidos en el océano.

En virtud a este día, la población mundial toma conciencia del mar como un espacio importante de recreo, fuente de recursos y puente de comunicación. Por lo que, debemos tener en cuenta las causas que originan la contaminación en los mares, como las anteriormente mencionadas, así como la depredación de especies,  para que de esta forma podamos tomar medidas para disminuir proporcionalmente la contaminación en los mares. Debemos recordar que sin los mares no hubiese sido posible la vida y el desarrollo de la misma en la tierra, contaminar los mares es atentar contra la vida animal y vegetal que en ellos habitan, así como contra la salud humana debido a la ingesta de especies contaminadas, por ello es importante generar conciencia en la población sobre la importancia de preservar este valioso recurso, de modo que las generaciones venideras puedan seguir gozando del mismo y en el caso de nuestro país, podamos seguir disfrutando de lo que la madre naturaleza ha construido durante millones de años, como lo es un ecosistema marino tan variopinto, hábitat natural de más del 97% de seres vivos del planeta, fuente de nuestra riqueza culinaria, así como de bellos paisajes, destinos turísticos y rompientes marinas paradisiacas para la práctica deportiva.La salud de los mares dependerá de nuestra actitud y de cómo replanteamos nuestras actividades en éstos, entre otras cosas desarrollando las actividades económicas con mayor cautela y control, con la certeza de que causando el menor impacto sobre el océano, marcará una nueva pauta de relacionarnos con la naturaleza, con la fuente de la vida,  y en consecuencia, de preservar la misma.

Colaborador:

Gerónimo Stoll Perales

Novedades

Conferencia Internacional Gratuita: Diversidad Funcional y Servicios Ecosistémicos

Ver más


CORREOS IBP

Ver más


Ver más
Jornada Mundial Limpieza de Playas: Perú no se queda atrás

Ver más


Ver más